Aula Virtual del Banco de España

Estabilidad del Sistema de Pagos

Sistemas de pagos, Utilidad y clasificación

Sistemas de pagos, Utilidad y clasificación Logotipo del Aula Virtual del Banco de España

https://aulavirtual.bde.es

  • Descargar PDFDescargar PDF
  • Imprimir documento actual
  • Cerrar ventana

1. Sistemas de pago: ¿para qué sirven? ¿son necesarios?

Un “sistema de pago” es el conjunto de instrumentos, procesos y canales de transferencia de fondos entre los distintos individuos de una economía, necesario para el desarrollo de la actividad económica. Por tanto, en sentido amplio, es la infraestructura a través de la cual se moviliza el dinero en una economía. Obviamente, tal y como se ha mencionado en el apartado anterior, los billetes forman parte de esta amplia noción de sistemas de pago. Sin embargo, nosotros nos vamos a centrar en un concepto más delimitado, que define un sistema de pago como el conjunto de instrumentos, procedimientos y reglas para transferir fondos entre bancos, es decir, para movilizar el dinero bancario => Sistemas de Pago Interbancarios.

Aunque su uso directo está limitado a determinadas entidades, en última instancia, todos somos usuarios de los sistemas de pago: así las empresas los utilizan para las compras a sus proveedores y los cobros a sus clientes, los ciudadanos los utilizamos para recibir nuestros salarios y para realizar nuestras compras y el gobierno los utiliza para recaudar impuestos y realizar inversiones.

Por ejemplo, dos personas que tengan cuentas corrientes en el mismo o distinto banco pueden efectuar sus pagos mutuos, ordenando a sus respectivos bancos que inscriban, simplemente, las cifras correspondientes en sus respectivas cuentas. Nótese que, en última instancia, hemos utilizado el sistema de pago interbancario a través de nuestros bancos.

Esto es lo que se denomina la compensación bancaria.

Los sistemas de pago deben permitir la realización segura y rápida de todo tipo de transacciones. De hecho, si no fuera así, nuestra vida cotidiana se vería afectada muy seriamente; estaríamos obligados a desplazarnos al banco cada vez que quisiéramos hacer un pago, acarrearíamos pilas de monedas y billetes y perderíamos mucho tiempo haciendo colas para hacer cosas que ahora mismo solucionamos con una tarjeta de crédito (con “dinero de plástico"), con un simple "clic" en el ordenador (por Internet) o una simple llamada telefónica (con la banca telefónica).

Imagina que has comprado una vivienda. Si no existieran sistemas de pago en nuestra economía, ¡para pagarla deberías desplazar todo el dinero en efectivo hasta la notaría donde se va a formalizar la compra-venta y entregárselo directamente al vendedor!

Además, sin unos sistemas de pago debidamente organizados sería prácticamente imposible procesar los millones de pequeñas operaciones diarias de una economía o incluso operaciones de importes individuales muy elevados, superiores a 10 millones de euros en muchas ocasiones.

EJEMPLO: Veamos con un ejemplo sencillo, utilizando la ilustración adjunta, todos los conceptos que hemos manejado hasta este momento. Supón que has comprado un CD por 20 euros en una tienda de música y decides pagar con una tarjeta de débito asociada a tu cuenta corriente. En este caso, estás usando tu tarjeta mediante un Terminal de Punto de Venta –TPV- a través del cual se realizan las oportunas verificaciones con las redes procesadoras de tarjetas (véase parte inferior izquierda del gráfico adjunto). Así, recibida la autorización, en el mismo momento en que compras el CD, se hace el cargo de su importe en tu cuenta corriente de tu banco (sería el “banco A” en el cuerpo izquierdo de la ilustración), motivo por el cual se dice que la operación se hace en tiempo real. Así, al siguiente día hábil (véase el cuerpo derecho de la ilustración) en el sistema de pago de tu país, donde operan todos los bancos, se hace la anotación de la operación, ingresando en la cuenta corriente del comerciante (“banco B” de la ilustración) los 20 euros que te costó el CD y que te cargaron en tu cuenta en el momento de la compra.1

En este caso, el medio de pago sería el dinero depositado en tu cuenta corriente, el instrumento de pago sería tu tarjeta de débito y el canal de pago sería tu presencia directa.2

2 Tipos de Sistemas de Pago

Los sistemas de pago interbancarios se basan en un acuerdo normalmente respaldado contractualmente con la institución que gestiona el sistema, por el que las entidades participantes intercambian y liquidan las órdenes de pago procedentes de su propia actividad o de las operaciones financieras y no financieras de su clientela. Además del “gestor del sistema” y de las entidades participantes, en un sistema de pago interviene un “agente liquidador”, generalmente el banco central. Dicho agente es el encargado de liquidar las órdenes de pago recibidas, es decir, de adeudar y abonar el importe correspondiente en las cuentas que mantienen en él las entidades participantes.

Se pueden hacer distintas clasificaciones de un mismo sistema de pagos, atendiendo a muy diversos criterios: el tipo y momento de liquidación, el importe de las órdenes, el ámbito geográfico, la titularidad, el tipo de instrumentos, las formas de proceso, etc.

Los más relevantes son:

2.1 En función del tipo de liquidación: brutos o netos

- Un sistema bruto es aquel en el que las órdenes de pago que se introducen se van procesando una a una (por su importe individual).

- Un sistema neto es aquel en el que antes de realizar la liquidación tiene lugar una compensación entre las órdenes de los distintos participantes.

Ese proceso puede llevarse a cabo entre los participantes dos a dos, -“compensación bilateral”- donde cada participante ve sustituidos los derechos y obligaciones asociados a las operaciones que tiene con cada contrapartida por una posición única frente a cada uno de los demás participantes, o entre todos los participantes -“compensación multilateral”-, donde cada participante tendrá un derecho o una obligación frente al resto del sistema; es decir, habrá sustituido sus compromisos con todos los demás participantes por una única posición neta frente el sistema.

¿De qué depende entonces que un sistema opte por uno u otro tipo de liquidación? Depende de las características específicas de cada sistema, que deben valorarse a la hora de realizar su diseño (tipo y número de entidades participantes, número y volúmenes esperados de operaciones, relevancia de las operaciones para el conjunto del sistema, etc.).

Por un lado, la liquidación bruta exige que la liquidación de una orden se haga solo si existen fondos en las cuentas en el momento del procesamiento, lo que supone normalmente que las necesidades de liquidez de una entidad sean mayores que en un sistema neto.

Por otro lado, las repercusiones de un fallo en la liquidación son potencialmente mayores y menos controlables en un sistema neto, ya que si un participante no puede atender su posición final estará dejando de cumplir todas las operaciones que hay ‘detrás’ de esa posición. Por el contrario, en un sistema bruto se sabe exactamente qué orden se está incumpliendo, mitigándose así la posibilidad de contagio al resto del sistema.

2.2 En función del momento de liquidación: en tiempo real o diferido

La liquidación puede producirse inmediatamente, como ocurre en el caso de los sistemas de liquidación en tiempo real, o en uno o varios momentos posteriores, a lo largo del día o al final del día, en cuyo caso nos encontraríamos ante un sistema con liquidación diferida.

Normalmente, los sistemas de liquidación en tiempo real suelen liquidarse de forma bruta mientras que los sistemas netos se liquidan de forma diferida.

2.3 En función del importe de las operaciones: de pequeños o grandes pagos

Los sistemas de grandes pagos, también llamados mayoristas, son aquellos que procesan pagos de alto importe que, normalmente, proceden de operaciones interbancarias.

Los sistemas de pequeños pagos, también llamados minoristas, son los que procesan pagos de menor importe, realizados normalmente con cheques, pagarés, letras de cambio, tarjetas, etc. por lo que el número de operaciones procesadas por día es muy elevado. En ellos es donde se liquidan los millones de operaciones diarias de los usuarios finales.

Normalmente la frontera entre unos y otros se sitúa por convención en 12.500 ó 50.000 € por operación, aunque no siempre se fijen importes máximos o mínimos.

2.4 En función del ámbito geográfico: nacional o internacional

Podemos diferenciar entre sistemas que nos permiten transferir fondos tan solo dentro del mismo país (sistemas nacionales) o bien aquellos que nos facilitan el movimiento de fondos con el exterior (sistemas internacionales).

Su funcionamiento y definición son básicamente idénticos, si bien, en el caso del sistema internacional, ante una situación de crisis de alguna entidad, sus riesgos pueden transmitirse a otros países. Además, en sistemas internacionales podrían procesarse operaciones denominadas en distintas divisas.

En los últimos años, los sistemas de pago internacionales han adquirido un protagonismo creciente. Las principales causas de ese protagonismo se encuentran en la globalización de los mercados financieros y en la creación de la Unión Monetaria Europea. En el primer caso, la creciente internacionalización de los mercados reales y financieros favorecida por el desarrollo de las tecnologías de la información ha impuesto la necesidad de contar con unos sistemas de pago nacionales compatibles entre sí y eficientes, capaces de realizar pagos transfronterizos de forma segura y rápida. Por su parte, la creación de la Unión Monetaria ha exigido una remodelación de los sistemas de pago europeos, a fin de que los distintos sistemas de grandes pagos interbancarios nacionales estuvieran conectados y verdaderamente se pudiera ejecutar una política monetaria única. De esta manera, apareció el sistema de pagos internacional TARGET que ha venido funcionando en los países de la Unión Europea.

TARGET (Trans-European Automated Real-Time Gross Settlement Express Transfer) es el sistema de pago interbancarios en euros del Eurosistema3. Se trata de un sistema con liquidación bruta en tiempo real de carácter descentralizado. Está formado por los sistemas de pago de los países del euro más el mecanismo de pagos del BCE. Adicionalmente, también están conectados los sistemas de Dinamarca, Polonia, Estonia, Eslovenia y Reino Unido. La conexión de los sistemas se produce mediante una red, denominada Interlinking, para la realización de los pagos transfronterizos.

Es importante mencionar que, desde noviembre de 2007, TARGET pasa a ser sustituido por el sistema TARGET2, cuyas características básicas se describen en el apartado “Los sistemas de pago en España”.

(1) Ten en cuenta que en este proceso, como usuario de la tarjeta tienes que pagar al banco un coste anual por su uso, mientras que el comerciante también habrá de asumir un coste que suele ser de un determinado porcentaje de la transacción.

(2) Si hubieras comprado directamente el CD con dinero en efectivo (billetes y monedas), el medio y el instrumento de pago habría sido directamente el billete de 20€ que le habrías dado al comerciante.

(3) El Eurosistema está formado por el BCE y los bancos centrales nacionales (BCN) de los países que han adoptado el euro.