Aula Virtual del Banco de España

Estabilidad del Sistema Financiero

¿Qué es la estabilidad financiera? Su importancia

¿Qué es la estabilidad financiera? Su importancia Logotipo del Aula Virtual del Banco de España

http://www.bde.es

  • Descargar PDFDescargar PDF
  • Imprimir documento actual
  • Cerrar ventana

1. ¿Sabemos qué es y por qué es importante la estabilidad financiera?

Una situación de estabilidad financiera podría definirse como aquella en la que el sistema monetario y financiero operan de forma fluida y eficiente. En una economía desarrollada esto supone que, sin sobresaltos, el Banco Central transmite los efectos de su política monetaria y las entidades de crédito distribuyen los fondos que reciben de los ahorradores entre los demandantes de recursos y además atienden con normalidad los servicios bancarios que proveen a su clientela.

Hoy en día existe un amplio consenso acerca de que la estabilidad financiera es un elemento imprescindible para el correcto funcionamiento de la economía ya que, entre otras cosas, facilita un clima de confianza en el que podemos tomar nuestras decisiones. Al margen de otras consideraciones, es lógico pensar que es más ventajoso que el modo en el que nos relacionamos entre los que formamos parte del sistema financiero discurra sin excesivas alteraciones.

Imagina una situación en la que el sistema financiero no funcionara adecuadamente. Esto limitaría el desarrollo de la actividad e impediría, por ejemplo, la posibilidad de obtener la financiación necesaria para llevar a cabo nuestros proyectos.

Sin embargo, todavía nos queda camino por recorrer para comprender qué es y cómo podemos potenciar la estabilidad financiera. A diferencia de otras disciplinas, como por ejemplo la estabilidad monetaria, estamos en un estado de desarrollo previo. De hecho, es complicado encontrar una definición generalmente aceptada del concepto de estabilidad financiera. Asimismo, y aunque disponemos de un conjunto de herramientas suficientemente amplio y contrastado como para hacer del sistema financiero un lugar más estable, hay un proceso continuo de innovaciones en este sentido para mejorar este cometido.

En resumen, y a pesar de los avances alcanzados en los últimos años, todavía tenemos que aprender. El aprendizaje no será sencillo, ya que el ámbito de la estabilidad financiera es muy amplio debido al gran número de elementos a considerar. Además, para tener éxito en esta tarea, es preciso que nos involucremos todos los participantes: los bancos, otras empresas financieras que participan en los mercados, los consumidores de servicios y productos financieros y los encargados de la regulación y de la supervisión.

2. ¿Sabemos identificar los síntomas que provocan inestabilidad financiera?

A lo largo de los últimos años, los responsables del diseño de las políticas públicas hemos aprendido cosas muy importantes como, por ejemplo, a identificar los principales síntomas de la inestabilidad financiera. Al igual que ocurre en otros ámbitos, la medicina es un buen ejemplo de ello, ya que para prevenir y, si fuera el caso, curar un mal, es preciso en primer lugar identificar y entender sus síntomas. En lo referente a la estabilidad financiera, estos síntomas tienen que ver con:

  • el exceso de variabilidad (también llamada volatilidad) de los precios de los activos
  • y con el mal funcionamiento de las entidades.

En los mercados financieros, los precios de los activos cambian con mucha frecuencia.

Por ejemplo, las cotizaciones bursátiles (o precios de las acciones) lo hacen de forma casi continua, en función de un amplio conjunto de factores, entre ellos la información disponible en cada momento.

Sin embargo, en determinadas circunstancias, los precios oscilan de forma más acentuada de la que se observa durante el normal funcionamiento de los mercados. El precio refleja el valor de las cosas, y en base a él tomamos muchas de nuestras decisiones. Por tanto, si sus variaciones van más allá de lo que podemos explicar o entender, ¿cómo podríamos tomar esas decisiones?

Imagina qué pasaría si el precio de un coche oscilara de forma alocada de un día para otro ¿Cuándo lo comprarías? ¿Tendrías elementos razonables para poder tomar esta decisión?

Así pues, un síntoma de inestabilidad financiera se manifiesta cuando los precios de los activos varían demasiado y dejan de reflejar su valor.

Sin embargo, este no es el único síntoma. Así, en determinadas circunstancias que después veremos, los bancos pueden dejar de funcionar con normalidad. Anteriormente hemos explicado cómo funcionan los bancos, pero pongamos ahora un ejemplo que ilustra su importancia:

Los bancos podrían considerarse como las venas por las que fluye la sangre al conjunto del cuerpo humano, en este caso, el dinero al conjunto de la economía. Si esas venas se obstruyen, los problemas a los que nos enfrentaríamos son fáciles de imaginar.

Por lo tanto, en los últimos años hemos aprendido a identificar los síntomas. Ahora bien, al igual que para poder afirmar que hay una enfermedad los síntomas deben ser importantes, para justificar la intervención de las políticas públicas en defensa de la estabilidad financiera los problemas observados en los mercados financieros deben ser lo suficientemente graves como para poner en peligro al conjunto de la economía.